6 horas manejando desde Berlín y ya estábamos en Cracovia, Polonia.

Visitamos la ciudad, el campo de concentración Auschwitz y una mina de sal a 130 metros de profundidad. Es tan grande que hay una iglesia dentro.