La segunda parada fue Galicia.

Tengo un tío segundo en Cervo, cerca de la costa. Nunca lo vi y no lo conocía en persona, pero sabía de su existencia y que le gustaba el buen vivir. Un día le marqué y le pregunté si me podría quedar con él unos días.

Me consintió como loco.