Tengo este viaje impregnado en la memoria.

He estado sacando fotos del baúl de los recuerdos y tengo varias Fotocrónicas pendientes que estaré publicando próximamente. Muchas son más personales pero creo que la fotografía más íntima es sincera, y aunque da un poco de miedo compartirla, es la más real.

En septiembre del 2017 me fui unos días a Bacalar –la laguna de los siete colores– y estuve feliz. Comí delicioso, leí, descansé, me carcajeé y disfruté de la laguna como se debe. Mi compañía fue espectacular.

Todas las fotos las tomé con una cámara de rollo. Tomé 108 y escogí 22 para este post:

Para cuando vayas:

Comer y cenar en La Playita. Es una verdadera delicia. Y para cenar un día; Pizzería Bertilla.

Un abrazo,

Fon 🌊.